Historia
 

Nací un 23 de agosto de 1950 en Buenos Aires, abogado y escribano de formación e industrial desarrollista por convicción. Quizás esto último, la convicción de que el desarrollo es el único camino posible para construir un país justo y próspero, sea la característica más trascendente a lo largo de mi vida. El inicio de mi presente.

 

Fueron mis tempranas lecturas y acercamiento al ideario propulsado por Frondizi los elementos que pesaron a mediados de la década del setenta para hacer a un lado mi profesión como abogado asesor de empresas multinacionales en pos de comenzar mi propia historia como hombre de la industria nacional. De a poco, fui forjándome un porvenir en la ardua tarea de construir en el día a día emprendimientos capaces de agregar valor a través la lógica productiva. Alpargatas con suelas de lona –un invento propio que me permitió prosperar–, calzado, tejidos industriales e indumentaria, son algunas de las especificidades por las que he transitado en casi cuarenta años de militancia industrialista.

 

Luego de peregrinar algunos años con los vaivenes de la economía argentina, entendiendo que el rol de empresario debía ser complementado a través del compromiso con la dirigencia gremial, inicié un camino que hasta el día de hoy me encuentra militando por la industria nacional. Un camino que tiene en sus distintas etapas varias instituciones: Unión Industrial Argentina, Movimiento Industrial Nacional, Cámara Industrial Argentina de la Indumentaria, Federación Argentina de la Industria de la Indumentaria y afines, Cámara de Grandes Marcas, Asociación de Industriales de la Vestimenta del Mercosur,  Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa.

 

Cuando en 2001 sobrevino la peor crisis de la historia de nuestro país, fui convocado por el ex presidente Ricardo Alfonsín a formar parte de un gobierno de unidad nacional consustanciado con la misión de sacar a la Argentina del infierno y alejarla de la desintegración nacional. Como Ministro de la Producción colaboré para que Argentina volviera a ponerse de pie y recuperara la autoestima mellada tras años de postergaciones. 

 

Desde 2014, mi vocación desarrollista e industrialista me lleva a transponer las fronteras de la dirigencia gremial para llevar al Congreso de la Nación las ideas por las que vengo luchando a lo largo de mi vida pública.  Con la misma pasión que hace cuarenta años abracé este destino, munido de la experiencia que los años me han proporcionado, emprendo una nueva etapa de mi viaje hacia el desarrollo. Esta vez como flamante Diputado Nacional, un inicio para otro presente.

 

José Ignacio de Mendiguren

28/01/2014

 
 
Hablar de cara a la sociedad

Comienzo una nueva etapa en mi participación pública, al asumir el 10 de diciembre una banca en la Cámara de Diputados en representación de la provincia de Buenos Aires. Lo hago como parte del Frente Renovador, que obtuvo casi cuatro millones de votos en las elecciones de octubre, y también en calidad de dirigente empresario, dos veces titular de la querida Unión Industrial Argentina y, en la actualidad, secretario. Pero, por sobre todas las cosas, lo hago como militante de una causa que está por encima de todas las coyunturas y los cargos: el desarrollo nacional.

 
Un sendero regional para el desarrollo

En el mundo actual, y aún más en el que está por venir, las claves del desarrollo están íntimamente relacionadas con la puesta en marcha de estrategias y alianzas regionales capaces de potenciar a los países. Argentina y Brasil no son la excepción. Sus senderos conducen hacia un destino común que implica aprovechar de una oportunidad que es tan real hoy como fue esquiva en el pasado: la oportunidad de agregar valor para no tener que importarlo.

 
De Mendiguren volvió a reclamar "medidas integrales" contra la inflación

El diputado nacional del Frente Renovador advirtió que si desde el Gobierno "no retoman el crecimiento, están abanicando el cadáver". Además, consideró que "todas las medidas para salir no están sirviendo y no vamos a la causa definitiva". 

 
"Si no retoman el crecimiento, están abanicando el cadáver"

El diputado nacional del Frente Renovador, José Ignacio de Mendiguren, criticó por Radio 10 el acuerdo de precios y remarcó la necesidad de incentivar la inversión.

Si no retoman el crecimiento, están abanicando el cadáver

El diputado nacional del Frente Renovador, José Ignacio de Mendiguren, le pidió al Gobierno que tome "medidas integrales" para combatir la inflación e incentivar la inversión.

 
“Lo que tenemos que resolver es la competitividad”

Una charla que mantuvimos con Magdalena Ruiz Guiñazú, publicada en Perfil. Le comento la importancia de que el país retome la senda económica que perdimos y volvamos a poner en marcha los motores del crecimiento: cambio competitivo, superávit fiscal y comercial y baja inflación.